¿Quieres saber cuántos dientes tenemos?

Compártelo:
FacebookTwitterPinterestGoogle+Share

header

Un ser humano posee en su boca un total de 32 dientes y aunque esta afirmación parezca una verdad universal, no siempre es así. Ya sea por el hecho de que el ser humano esté en su infancia, porque en su edad adulta no tenga todas sus “muelas del juicio” o por algún problema dental, es frecuente que no estén presente las 32 piezas. Para evitar perder piezas dentales de manera prematura o tener lesiones dolorosas en los dientes es necesario realizar diariamente una correcta higiene bucal, esta puede llevarse a cabo por multitud de artilugios que ayudan a realizar la tarea de conseguir un correcto cepillado.

Los “dientes de leche”, que son aquellos dientes que el ser humano posee durante la infancia, suman un total de 20. La peculiaridad de estos dientes es que no son definitivos y caen con los años dando paso a los “dientes permanentes”.

Dientes de leche

 

Clasificación de los dientes de un humano

Los dientes que tiene un ser humano se dividen en cuatro categorías:

  • Incisivos: Hacen un total de ocho dientes y se caracterizan por tener los bordes afilados. Tienen la responsabilidad de cortar los alimentos. Dentro de los incisivos podemos diferenciar entre los superiores y los inferiores, siendo los superiores de mayor tamaño.
  • Caninos: Se encuentran detrás de los incisivos y son cuatro. La forma característica de los caninos es puntiaguda. La función principal de estos dientes es desgarrar los alimentos.
  • Premolares: Los siguientes dientes, dentro de la boca de un ser humano, son los premolares que lo forman un conjunto de ocho dientes y cuya capacidad fundamental es la de triturar los alimentos.
  • Molares: En el final de la cadena encontramos el grupo de doce dientes llamado “muelas”. Su principal característica de forma es que la cabeza de estos dientes es muy ancha. Existe un subgrupo dentro de este que se denomina con el nombre de “muelas del juicio” o “cordales” y que no todos los seres humanos las tenemos, su número puede variar. Estas muelas del juicio o cordales suelen extraerse cuando la persona experimenta dolor, ya sea porque el tamaño de los mismos es muy grande para la boca del individuo o porque la presión ejercida sobre los otros dientes ocasiona desperfectos.

Etapas del crecimiento de los dientes

Es natural pensar que el ser humano nace con todos sus dientes. Situados dentro de las encías estos se van desarrollando lentamente hasta que aparecen.


dientes permanentes

  • De 0 a 7-8 meses: el individuo no posee dientes dentro de la boca. Durante este periodo los dientes de leche van formándose progresivamente.
  • De 8 meses a 5 años: al principio comienzan a salir los dientes de leche que utilizará durante los próximos 5 ó 6 años.
  • De 5 años a 6 años: aparecen los primeros molares y empiezan a mudar los dientes progresivamente. El cambio de los “dientes de leche” a los dientes definitivos se hace progresivamente
  • A los 20 años: Es la fecha en la que, por norma general, aparecen los últimos cordales en la boca del individuo, también es la época en la que se empiezan a manifestar dolores en caso de que estas piezas dentales sean conflictivas.

Grupos dentarios

Hay dos grandes grupos dentarios: el grupo anterior, formado por incisivos, centrales y laterales, y caninos, y el grupo posterior, formado por premolares y molares.

  • Grupo anterior: Tienen cuatro superficies y un borde incisal. Los incisivos superiores determinan en gran medida la estética facial del individuo. Los caninos determinan la expresión y el aspecto facial.
    La función masticatoria es de cortar, los incisivos, y desgarrar, los caninos por su fuerte anclaje en el hueso y su posición en las arcadas, además, los caninos, contribuyen a dar estabilidad a toda la arcada.
    Los incisivos poseen lo que se denomina guía incisal, la mandíbula se desplaza hacia delante, los incisivos inferiores contactan con los superiores deslizándose el borde incisal de los incisivos inferiores por la cara palatina de los incisivos superiores y de esta forma los sectores posteriores, premolares y molares, se separan de forma que se evitan contactos indeseables y nocivos. Esto es fundamente para evitar lesiones en los dientes posteriores.
    Los caninos poseen la guía canina, en los movimientos de lateralidad, la mandíbula se mueve hacia los lados, los caninos del lado hacia el que se desplaza la mandíbula contactan y se desliza la cúspide del canino inferior sobre la cara palatina del canino superior de forma que los sectores posteriores, premolares y molares, se separan impidiendo choques nocivos entre sus cúspides en estos movimientos.
  • Grupo posterior: presentan cuatro caras y una superficie oclusal. Este grupo no tiene tanta importancia en la función estética como la tiene el grupo anterior, aún así las pérdidas dentarias posteriores conllevan pérdida del hueso provocando por ello el colapso de la piel y los músculos faciales.
    Los premolares tienen una función masticatoria de desgarro y trituración, los molares, gracias a su posición más posterior en la que los músculos masticatorios, que son 4: masetero, temporal, pterigoideo externo y pterigoideo interno, pueden aplicar grandes fuerzas para producir una eficaz trituración. Los molares son los dientes con mayor número de cúspides y mayor superficie masticatoria aunque sus cúspides sean menos afiladas que las de los premolares o los caninos.
    Los premolares colaboran, a veces, con los caninos en la guía canina, cuando esto ocurre se llama función de grupo y consiste en evitar los contactos posteriores en movimientos de lateralidad ya sea con una buena guía canina o, en su defecto, con la ayuda de los premolares con una buena función de grupo.
Compártelo: